Publicado el Deja un comentario

Los perro-león

Es innegable la influencia china en la cultura japonesa y eso se puede ver reflejado en costumbres, lengua y arquitectura.

Un ejemplo de eso son el Komainu (狛犬 perro) y el shishi (獅子 león). En el archipiélago de Ryūkyū se le pronuncia Shīsā (シーサー) .
Estos seres mitológicos mezcla de perro-león los podremos encontrar en las entradas de los templos budistas, santuarios sintoistas y en algunas casas. El objetivo de los mismos es repeler los malos espíritus.

​​

Mientras uno permanece con la boca abierta para expeler los malos espíritus que pudieran llegar estar dentro de la casa, el que tiene la boca cerrada es el encargado de no dejar escapar los buenos espíritus.

​​

Este patrón sin embargo es originario del budismo: la boca abierta pronuncia la primera letra del alfabeto sánscrito, que se pronuncia «a», mientras que el que tiene la boca cerrada está pronunciando la última letra, que se pronuncia «um» para representar para representar el principio y el fin de todas las cosas. Juntos forman el sonido Aum (om), una sílaba sagrada en muchas religiones como hinduismo, budismo y jainismo.

Deja una respuesta