Publicado el Deja un comentario

Daruma

七転び八起き (nanakorobi yaoki)
Si te caes siete veces, levántate ocho.
Proverbio japonés

El nombre de «Daruma» (達磨) es la variante japonesa del nombre sánscrito «Dharma».

Los muñecos Daruma son amuletos sin brazos ni piernas que representan a Bodhidharma (Daruma en japonés), el fundador y primer patriarca del Zen.

Dice la leyenda que el maestro Daruma perdió los brazos y las piernas de estar tantos años escondido en una cueva meditando y sin utilizarlos.

Los japoneses regalan muñecos Daruma para ofrecerle la oportunidad a alguien de cumplir un propósito, por ejemplo en su cumpleaños, en Año Nuevo. Decidido el propósito, deberá pintarse uno de los ojos y trabajar duro para conseguirlo. Cuando se haya conseguido el mismo, deberá pintarse el otro ojo en señal de agradecimiento, momento en el que nos invadirá un sentimiento de satisfacción, de consecución, de trabajo bien hecho indescriptible.

Al tener una forma ovoide y su centro de gravedad bajo, algunos de ellos vuelven a su posición vertical al ser empujados hacia un lado, como un tentempié. Esto representa simbólicamente el optimismo, la persistencia y la determinación

Lectura recomendada: Japonismo

Deja una respuesta